Expedición Vacuna

REAL EXPEDICIÓN FILANTRÓPICA DE LA VACUNA (1803-1813)

El relato que presentamos de la Real Expedición ha sido elaborado a partir de la obra de Tuells J, Ramírez S. Balmis et Variola, Generalitat Valenciana, Conselleria de Sanitat, Alicante, 2003, pp. 137-166.

En relación a la viruela, a comienzos del siglo XIX concurren una serie de elementos a tener en cuenta:

  • El descubrimiento de la vacuna por Jenner
  • La sensibilización de la monarquía española ante la enfermedad.
  • Las noticias procedentes de Ultramar informando de las epidemias de viruelas.

En este contexto, se idea la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna con el objeto de propagar y perpetuar la vacuna contra la viruela en los territorios hispánicos de Ultramar, dentro del conjunto de expediciones ilustradas realizadas por la Corona. Por iniciativa de uno de los miembros del Consejo de Indias, Francisco Requena, se encargó un
proyecto de expedición a José Felipe Flores, un prestigioso médico formado en la Universidad de
Guatemala que se encontraba en España becado para realizar investigaciones. Su proyecto
contemplaba la salida de dos cuerpos expedicionarios, uno con destino a Veracruz (México) y otro a Cartagena de Indias (Colombia) Además, proponía que la vacuna se transportara en dos barcos rápidos, llevando algunas vacas infectadas de viruela, niños para realizar vacunaciones brazo a brazo y cristales para conservar la vacuna. Aunque el Consejo de Indias acordó que Flores y Balmis dirigieran cada uno una de las rutas, la Junta de Cirujanos de Cámara determinó que sólo hubiera una ruta y un director, Balmis. Éste había elaborado otro proyecto que tituló Reglamento y Derrotero que debía seguir la Expedición y que fue el elegido, consistía en salir desde la Coruña, en un solo barco y con los niños vacuníferos.

Los preparativos

Uno de los mayores problemas que suponía la Expedición era su alto coste y la necesidad de financiación, debido al equipamiento requerido y a la cantidad de personas que había que movilizar.

El principal gasto (90.000 reales de vellón) fue dotar a la Expedición del equipamiento necesario, compuesto de:

  • Botiquín con los medicamentos y efectos más usuales durante la navegación
  • Porciones de lienzo para las vacunaciones
  • 2.000 pares de vidrios para mantener el fluido vacuno
  • Una máquina pneumática
  • 4 barómetros
  • 4 termómetros
  • 500 ejemplares de la obra de Moreau de la Sarthe traducida por Balmis, como manual para la difusión de esta práctica
  • 6 libros en blanco, para anotar los resultados de su trabajo, servir de registro de las actividades realizadas y para presentarlo a la vuelta.

Otro de los gastos más gravosos fue el ocasionado por los expedicionarios (transporte y manutención) que corría a cargo de la Real Hacienda. Una vez llegados a territorios ultramarinos, los expedicionarios pasaban a depender de las autoridades locales, por lo que  los poderes públicos coloniales podían financiar ese tipo de gastos.

Condicionamientos geográficos y la ayuda indígena

La Expedición se verá condicionada por el territorio, los caminos, valles y montañas formarán parte de su recorrido. No fue una empresa fácil, a las enormes distancias se unía la dificultad de las comunicaciones.

Muchos de los caminos eran infranqueables, para salvar los obstáculos era necesario contar con la ayuda de indios porteadores y estriberos. Estos indígenas transportaban a los expedicionarios y a los útiles para las vacunaciones. Aunque viajar a pie dotaba a la Expedición de independencia y de libertad de movimiento, la voracidad de la vegetación hacía que los senderos fueran intransitables. Para ello, la Expedición también necesitó de la ayuda de grupos indígenas encargados de limpiar los caminos para permitir el paso del convoy expedicionario.

Pero quizá el inconveniente más generalizado en los recorridos americanos eran los ríos. El gran caudal y el profundo cauce obstaculizaban siempre e impedían, a veces, la comunicación, a pesar de existir puentes.

Las rutas

Con todas ellas, el Consejo de Indias, el 26 de mayo de 1803, dictaminó la ruta para la Expedición. Sin embargo, sobre esta ruta se hicieron muchas modificaciones sobre la marcha dada la urgencia de propagar con rapidez la vacuna. A  fin de facilitar su comprensión, asumimos la división tripartita que plantea Gonzalo Díaz de Yraola:

  1. Expedición conjunta: de La Coruña a Venezuela (30/11/1803-08/05/1804)
  2. Expedición de Balmis: (08/05/1804-04/09/1806)
  3. Expedición de Salvany (08/05/1804-21/07/1810)

a) Expedición conjunta (30/11/1803-08/05/1804)

    • El viaje dio inicio el 7 de septiembre de 1803 en Madrid, llegando dos semanas más tarde a La Coruña. En ese puerto, Balmis prepara la travesía marítima del Atlántico. En el mes de octubre y noviembre se contrata el barco y se reúnen los niños que iban a transportar la vacuna en sus brazos.
    • La Expedición zarpa del puerto de La Coruña el 30 de noviembre de 1803, a bordo de la corbeta “María Pita”, con dirección al archipiélago canario. El 9 de diciembre arriba al puerto de Santa Cruz de Tenerife. Las autoridades locales, con el marqués de Casa-Cagigal a la cabeza, favorecieron su estancia en la isla, que se erigió en un centro difusor del fluido vacuno para las demás islas del archipiélago canario.
    • La Expedición llegó a Puerto Rico el 9 de febrero de 1804. Allí, la Expedición encontrará una serie de obstáculos en el desarrollo de su labor vacunal: la falta de colaboración por parte del gobernador; el médico de la isla ya había conseguido la vacuna de la isla inglesa de Saint Thomas y las dificultades añadidas a la hora de conseguir niños que transportasen la vacuna hasta la Capitanía General de Caracas.
    • En marzo de 1804, la Expedición hace una parada de urgencia en la ciudad de Puerto Cabello, Balmis divide la expedición. Cuando coincidieron en Caracas, comenzaron las vacunaciones. Se creó una opinión pública muy favorable que contó con el apoyo del gobernador y el capitán general. La capital se convirtió en centro difusor de la vacuna para toda la Capitanía, enviándose a los territorios de Coro, Puerto Cabello, Ortiz, Santa María de Iripe, Tocuyo, Maracaibo, Cumaná e incluso a la isla Margarita. También, en Caracas se creó la primera Junta de Vacuna del continente americano (23/04/1804), cuyo reglamento serviría como modelo para otras poblaciones.
    • En mayo de 1804, la Expedición debe dividirse en dos rutas: una dirigida por Balmis que puso rumbo a la América Septentrional, y otra, dirigida por Salvany, a la América Meridional.
    • Varias son las causas que motivaron tal decisión: en primer lugar, la noticia del fallecimiento del Dr. Verges, comisionado para frenar la vacuna en la capital del Virreinato neogranadino. Por otro, la urgente necesidad de cortar el contagio varioloso en el territorio santaferino y, además, la accidentada navegación por el Atlántico y por el Caribe.


b) Expedición de Balmis (08/05/1804-04/09/1806)

El grupo estaba compuesto por:

– el director, Francisco Xavier Balmis
– un ayudante, Antonio Gutiérrez Robredo
– un practicante, Francisco Pastor
– dos enfermeros, Pedro Ortega y Antonio Pastor;
– y la rectora, Isabel Zendal y Gómez.
– y todos aquellos niños que procedían de Galicia

  • La Habana, 26 de mayo de 1804: Allí la vacuna había sido establecida estupendamente por el médico Tomás Romay, por lo que decide continuar su ruta por otras regiones.
  • El día 25 de junio de 1804 llega al puerto de Sisal, siendo recibidos por el gobernador de Mérida, Benito Pérez. Se desplazan a la capital, Mérida, donde comenzaron las vacunaciones con el apoyo de las autoridades locales.
  • Balmis recibe la ayuda necesaria para propagar la vacuna por Centroamérica. Por lo que comisionará a Francisco Pastor, su sobrino, para que comunique la vacuna a la Capitanía General de Guatemala. (Mérida, Villahermosa de Tabasco, Ciudad Real de Chiapas, Guatemala) Volviéndose a encontrar con Balmis en Ciudad de México.

  • Veracruz, 24 de julio de 1804. La estancia de Balmis allí fue muy breve, ya que la vacuna estaba perfectamente establecida y apenas encontró gente que se quisiera vacunar.
  • Ciudad de México, 9 de agosto de 1804. Las relaciones de Balmis con el virrey Iturriagaray se enconan. La expedición se divide en dos grupos, uno capitaneado por Balmis y otro por el ayudante Gutiérrez Robredo (Celaya, Zacatecas, Durango, Guadalajara…También Valladolid), dando comienzo las vacunaciones sistemáticas:
    Este periplo tenía un doble objetivo: establecer Juntas de Vacuna que se responsabilizasen de mantener el fluido vacuno fresco y colectar a los niños sin el control directo y la oposición del virrey. Tras dar por concluidos ambos fines, comenzaron los preparativos para emprender el viaje a Filipinas.

  • Manila, 15 de abril de 1805. La propagación de la vacuna fue radial y progresiva: la familia del Gobernador, la capital Manila, extramuros, provincias inmediatas, provincias más lejanas y provincias ultramarinas.
  • Balmis, enfermo, decide regresar a la metrópoli vía el enclave portugués de Macao. Por ello, la expedición en territorio filipino pasa a ser dirigida por Gutiérrez Robredo, mientras que Antonio Pastor y Pedro Ortega son comisionados para llevar la vacuna a las islas de Misami, Zambuanga, Zebú y Mindanao.
  • Macao, 16 de septiembre de 1805. El recibimiento de la vacuna fue extraordinario, contó con el apoyo de las autoridades locales. Después salió hacia la factoría de Cantón.
  • En febrero de 1806, Balmis emprende la ruta de regreso Macao – Lisboa, con una parada técnica en la isla de Santa Elena (territorio de la Corona británica) donde realizó vacunaciones. El 7 de septiembre de 1806 Balmis llega a Madrid.


c) Expedición de Salvany (08/05/1804-21/07/1810)

Este grupo, que pondría rumbo a la América Meridional, estaba compuesto por:

– el director, José Salvany
– un ayudante, Manuel Julián Grajales
– un practicante, Rafael Lozano Pérez
– un enfermero, Basilio Bolaños
– y cuatro niños

  • Cartagena de Indias. Allí contó con el apoyo del Gobernador y el soporte económico del Consulado cartagenero, que financió todos sus gastos y se establecieron Juntas Centrales y Subalternas de vacuna en los pueblos donde se consideraron necesarias. Cartagena se erigió como centro difusor de la vacuna, desde allí, el fluido se dirigió hacia Panamá por Portobello y hacia Buenos Aires por Riohacha, entre cristales.
  • En Ocaña, la Expedición se divide en dos:
    • Por el río: Salvany–Bolaños (Ocaña/Nares/Honda)
    • Por el valle de Cucutá: Grajales–Lozano (Ocaña/Pamplona/San Gil/Socorro/Vélez)
  • Santa Fe de Bogotá. En diciembre de 1804, Salvany se encontró con el resto de expedicionarios y tuvo el apoyo del virrey neogranadino, las autoridades eclesiásticas y los párrocos, publicándose en la ciudad un Reglamento para tal efecto.
  • Rumbo al virreinato peruano, de nuevo, el grupo debe dividirse en dos, a fin de abarcar mayor territorio, debiendo encontrarse en Popayán:
    • Grajales–Bolaños (atravesando las montañas del Quindío, por la ciudad de Neiva y La Plata)
    • Salvany–Lozano (por las ciudades de Ybagué, Cartago, Truxillo, Llano Grande, Provincia de Choco y Real de Minas de Quilichas)
  • Popayán. En la primavera de 1805 ambos grupos se encuentran, siendo su próximo destino Quito, que se hallaba afectada por una epidemia de viruela
    • Salvany – Lozano por la sierra (Pasto, Tulcan, Ybarra, Otavalo y Cayambe)
    • Grajales- Bolaños por la costa (Tumaco, La Tola, Jipijapa y Guayaquil)
  • El grupo de Salvany llega a Quito el 16 de julio de 1805, tras dos meses allí, salen dirección a Lima. De camino, por la cordillera andina, pasarán por Cuenca, Cumbe, Nabón, Oña, Loja, Piura y Lambayaque. En esta última ciudad fueron rechazados y la población rehusó la vacuna. Salvany comisiona a un religioso bethlemita, fray Tomás de las Angustias para que recorra los territorios próximos y venza la desconfianza inicial hacia la vacuna.
  • Salvany pasará por las poblaciones de Reque, Chepén, Mineral de Chota y Cajamarca… hasta llegar a Trujillo. Salvany intentará entrar en contacto con Grajales, cuya pista ha perdido, comisionando al practicante Lozano para que propague la vacuna e intente frenar el contagio por la región de Chachapoyas y por las ciudades de Cajamarquilla y Guarochiri. Mientras, él consigue los niños necesarios para transportar la vacuna hasta la capital del Perú.
  • Lima, mayo de 1806: Salvany se juntará allí con Grajales y Bolaños. Pero cuando llegan, la vacuna se comercializaba y no era controlada por facultativos, sino por comerciantes. Salvany delega las vacunaciones en masa a los médicos locales, mientras se dedica a la elaboración de un reglamento común para todo el Virreinato peruano en el que queden organizadas las campañas de vacunación. Además, descansará y estudiará, participando de la vida intelectual de la Universidad de San Marcos y las tertulias ilustradas.
  • Así mismo, propone a la Secretaría de Estado la creación de una plaza de Inspector de Vacuna, encargada de visitar cada tres años uno de los tres virreinatos (Perú, Buenos Aires y Santa Fe), y las Juntas Centrales deberían informarle cada bimestre de todas sus operaciones.
  • Arequipa. Salvany llega enfermo el 8 de diciembre de 1807.
  • La Paz, 1 de abril de 1809. Salvany llega para el desarrollo de su tarea vacunal a la primera ciudad de la Real Audiencia de Charcas (Virreinato de Río de la Plata)
  • Cochabamba. El 21 de julio de 1810 muere Salvany. El proyecto de llevar la vacuna a las Provincias de Mojos y Chiquitos (reducciones indígenas en manos de misioneros en las que se padecían brutales epidemias de viruelas naturales) fue realizado por el médico militar Santiago Granado. Mientras, Grajales y Bolaños, que habían sido comisionados por Salvany, propagan la vacuna por la Capitanía General de Chile. Grajales, en enero de 1812, solicita su regreso a la península, considerando éste el fin de su comisión.

Protagonistas