Artículo 4
José Tuells
José Luis Duro Torrijos
Cátedra de Vacunología “Balmis” UA-CSISP. Universidad de Alicante. Centro Superior de Investigación en Salud Pública, Valencia. España

Los cinco testamentos de Francisco Xavier Balmis

Resumen

El reciente hallazgo de los Protocolos Testamentarios de Francisco Xavier de Balmis (1753-1819), Director de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, constituye una nueva fuente documental para explorar su perfil biográfico. Balmis redactó un total de cinco testamentos que abarcan el periodo de 1803 a 1818 y coinciden con momentos cruciales de su vida. Su análisis ha permitido establecer interesantes observaciones que certifican su inseguridad personal antes de afrontar la Expedición, su desamparo al ser despojado de sus bienes por adherirse a la causa monárquica frente a Napoleón, el consuelo al serles restituidos sus honores y hacienda o la entereza para afrontar sus últimos momentos. Revelan que Balmis supo hacer de la carrera profesional como cirujano militar un instrumento para alcanzar el prestigio social y desmienten los supuestos sobre un final obscuro. El inventario de sus bienes ratifica su desahogada situación económica y su capacidad para gestionarlos. Las fuentes notariales se acreditan con este caso de Balmis, un funcionario de la Corona, como un ejemplo para el estudio de las oligarquías urbanas del Antiguo Régimen.

Introducción

Francisco Xavier Balmis (1753-1819) ha pasado a la historia de la salud pública por su participación en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (1803-1810) en calidad de Director de la misma, lo que le convirtió en un pionero de la vacunación internacional1. Los estudios sobre su figura se centran en esta singular campaña que permitió introducir la vacuna contra la viruela en las colonias españolas de Ultramar2. Las referencias a Balmis como personaje histórico muestran varias lagunas sobre determinados pasajes de su vida, lo que ha dado pie a elaborar conjeturas inciertas. Constituyen un ejemplo los detalles relacionados con sus últimos años, que la historiografía balmisiana hispanoamericana nos muestra como un escenario sombrío; Moreno Caballero, su primer biógrafo señala que “nadie dice donde ocurrió su fallecimiento ni las circunstancias que le acompañaron; pero es de sospechar fundadamente que ocurriera en Madrid”3, Díaz de Yraola, “olvidado quizás, pasaron los restantes días de su vida4 o Fernández del Castillo, “regresa de México y se encuentra sin propiedades y con muy pocos elementos de vida, muriendo obscura y pobremente el año 18205. Por contra, autores ingleses citan cómo disfrutaba de una influyente posición “adquirió una desahogada fortuna, ahora goza en Madrid de la distinción que merece y auspicia la difusión de la vacunación en la Península6,7.

El presente estudio, resultado del hallazgo de documentos inéditos entre los que se encuentran cinco testamentos dictados por el propio Balmis, revela aspectos biográficos desconocidos sobre su trayectoria posterior a la Expedición. Nuestro objetivo es mostrar la influencia que los acontecimientos políticos de la época tuvieron en su vida y deshacer las especulaciones erróneas sobre sus años postreros.

Discurso de Moreno Caballero 1885

Un verano ajetreado

Tras una primavera cargada de incertidumbres, durante el verano de 1803 Balmis desplegó una actividad frenética a cuenta de la Expedición, desarrollando una estrategia que abarcaba varios frentes para hacerse cargo del proyecto. En marzo se edita su traducción de la obra de Moreau de la Sarthe “Tratado histórico y práctico de la vacuna”8. En junio una crónica local anunciaba su pericia como vacunador jenneriano: “el deseo de contribuir en proporcionar a los padres de familia su absoluto preservativo, obliga al Dr. D. Francisco Xavier de Balmis, a ofrecerles la buena vacuna, y a vacunar gratis a todos los que gusten presentarse en su casa los martes y miércoles de cada semana, vive en la calle de la Montera, junto a la tienda de los Alemanes9. Tampoco dejó de visitar o escribir a médicos influyentes de la Corte, como Gimbernat o Ruiz de Luzuriaga, para recabar su apoyo.

A finales de junio obtuvo la aprobación de la Junta de Cirujanos de Cámara10 para el proyecto de expedición que había propuesto como alternativo al presentado por José Flores, siendo inmediatamente nombrado como Director de la misma11. Con las gestiones para resolver cuestiones financieras como los sueldos de los expedicionarios o el tipo de barco a contratar, transcurrió el mes de julio hasta que el 5 de agosto la Gaceta de Madrid hizo pública la iniciativa Real 12,13. El 24 de agosto Balmis redactó una “lista de los empleados en la Expedición de la Vacuna y asignaciones que dejan a sus familias en España”14. Ese mismo día mostraba su conformidad con la propuesta del Juez de Arribadas de La Coruña que se había decantado por contratar para el viaje la corbeta María Pita 5.

Empleados de la expedición 1803 Archivo General Nación México.

Días después, Antonio Caballero, Ministro de Gracia y Justicia, dictaba la Real Orden de 1 de septiembre que comunicaba a las autoridades civiles y religiosas de Ultramar los objetivos de la Expedición instándoles a ofrecerle apoyo al paso por sus territorios3,15.

El 9 de septiembre, Balmis partió hacia Galicia con los expedicionarios llegando días después a La Coruña dónde dedicó su actividad a supervisar la colecta de niños, a prepararlos para el viaje con la ayuda de la Rectora de la Casa de Expósitos o a disponer los materiales técnicos que se transportarían en el barco16. Tomó las últimas decisiones respecto a la idoneidad de los expedicionarios en noviembre y finalmente levaron anclas rumbo a Canarias el día 30 del mismo mes17.

Expediente para la “colectación” de los niños expósitos necesarios para la REFV. 1803. Archivo Histórico Universitario de Santiago de Compostela

Balmis estaba a punto de cumplir los 50 años, se encontraba en el apogeo de su carrera profesional y se dio cuenta del riesgo y la envergadura del viaje. Quizás por eso, antes de salir de Madrid, cuatro días después de la Real Orden que certificaba el encargo de llevar el remedio contra la viruela a las colonias, llevó a cabo un acto personal, algo que sólo a él incumbía, redactar un testamento.

El testamento previo a la Expedición

El estudio de un testamento permite interpretar las últimas voluntades de un individuo, bajo qué circunstancias se elabora y cuales son sus características socio-económicas18. En su estructura además de los datos del testador, ciertas solemnidades y los testigos, aparecen dos apartados: las disposiciones espirituales, relacionadas con los aspectos divinos, salvación del alma, declaración de fe; y las disposiciones materiales que incluyen aspectos más mundanos, como la elección y forma de la sepultura donde reposaran los restos del difunto, las mandas y sufragios por su alma, la elección de los albaceas y el reparto de sus bienes19 (tabla 1).

Tabla 1. Estructura de los Testamentos

 

“Es una legítima determinación de nuestra voluntad, por medio de la cual disponemos para después de nuestra muerte de la hacienda, bienes, y derechos que nos competen, con institución directa del heredero”14
Tipología Abierto ante un escribano y un mínimo de 3 testigos vecinos del lugar donde se hace
Cerrado en secreto y se presenta cerrado ante escribano, firman 7 testigos con él mismo14
Solemnidades Testamentarias Para validar la voluntad del testador, se requieren ciertas solemnidades que deben cumplirse para evitar engaños y fraude16. Se conocen como Unidad de Contexto

“Todas las solemnidades que las leyes exigen, se deben guardar en el testamento; si una se omite el testamento será injusto y nulo” 14

UNIDAD DE CONTEXTO
Papel Sellado
Testigos: Depende de la tipología
Datos del Testador
Reconocimiento legal para poder testar. “estando en su entero juicio memoria y entendimiento natural17
Bloque I  

Disposiciones Espirituales: conjunto de compromisos espirituales, en beneficio de la salvación del alma, eludiendo los horrores del infierno y purgatorio

Invocación divina “En el nombre de Dios todo Poderoso amen”29
Protesta de Fe “creyendo y confesando como creo y confieso en el  misterio de la Santísima Trinidad Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en todos los demás misterios y sacramentos que tiene  nuestra Santa Madre Iglesia Católica Apostólica Romana bajo de cuya verdadera fe y creencia he vivido, vivo y protesto vivir y morir como católico fiel cristiano”28
Salvación del alma “Temeroso de la muerte que es natural y precisa a toda natura humana y su hora incierta para cuyo amargo trance invoco por mi intercesora protectora y abogada a la serenísima reina de los Ángeles María Santísima Madre de Dios Señora nuestra refugio de pecadores” 24
Elección y forma de la sepultura “echo cadáver mando sea amortajado y sepultado en el lugar que dispusieren mis testamentarios” 24
Bloque II  

Disposiciones Materiales. Asegura que sus asuntos y bienes quedan en el orden deseado.

Mandas, Legados: Forzosas y Voluntarios El legado o manda es: una donación que el testador hace en su testamento, por amor de Dios ó por su alma, ó por hacer el bien a quien se la deja. Los legados se dividen en forzosos y voluntarios
Forzosas Aquellos que se deben dejar a ciertos objetos piadosos, quedando al arbitrio del testador la cantidad que lega.
Voluntarias Son los que dependen de la voluntad del testador, como efecto de su liberalidad33
Albaceas testamentarios Es el encargado por el testador de la ejecución de su última voluntad en su protocolo testamentario33
Institución de herederos Todo hombre o mujer, sea libre o siervo y que no le esté prohibido por derecho, que después de la muerte del testador, le ha de suceder en todos los bines, derechos y acciones, disponiendo de todo su arbitrio33
Desheredación “a no tener herederos forzosos pues aunque tengo una hermana legítima llamada Dña Micaela Balmis le tengo dado y suministrado mucho más de lo que pudiera corresponder como consta…”24
Revocación ó confirmación de otras disposiciones “por este testamento revoco y doy por nulos, cancelados y de ningún valor todos y cualesquier testamentos que antes de esta haya hecho y otorgado por escrito, de palabra o en otra forma para que ninguna valga ni hagan fe en juicio ni fuerza de él salvo el presente” 28

Balmis acude la mañana del 5 de septiembre de 1803 a plasmar sus voluntades ante el notario D. Antonio Martínez Llorente que recogerá sus disposiciones. Será el primero de los cinco testamentos que redactará en su vida.

Poder testamental, 3 de septiembre de 1803

La lectura del texto refleja cierta improvisación, parece dictado de forma apresurada. Balmis encomienda sus voluntades a dos amigos: “que por cuanto sus muchas ocupaciones y otros motivos no le permiten disponer con aquella claridad que quisiera las cosas tocantes y concernientes a su última disposición y voluntad, y teniendo como tiene entera satisfacción y confianza en D. Miguel de Corres, Caballero Maestrante de Ronda y en D. Juan Lázaro, Regente de la Real Calcografía, residentes de esta corte, sus íntimos amigos, para que en nombre del otorgante y representando su propia persona actúen, y luego que se verifique su fallecimiento, formalicen, hagan y ordenen su testamento y última voluntad, disponiendo la forma de entierro, misas, legados que les pareciere y les dejara comunicado..”20.

El documento, de tipo abierto21, fue rubricado por cuatro vecinos de la corte20 (tabla 2).

Balmis manifiesta su deseo de nombrar “por sus únicos y universales herederos a su hermana Dña. Micaela Balmis de estado casado con D. Salvador Pastor, vecina de Alicante y a Manuela, su esclava que tiene en su casa y compañía y dio libertad el día de su bautismo según consta en la escritura de venta que para en poder de dicho D. Juan Lázaro, y hereden por iguales partes, en propiedad y posesión con la bendición de Dios, y quiere, manda y dispone que si la dicha Manuela su esclava se hallase al tiempo de su fallecimiento del otorgante en la menor edad, sean sus tutores, pero que si hubiese salido de aquella época se le entregase integra la mitad de mis bienes pues así es mi expresada voluntad20.

Los testamentarios a quienes Balmis concede el derecho para que se cumplan sus últimas voluntades, sus “íntimos amigos”, son Juan Lázaro, Regente de la Real Calcografía de Madrid (una institución creada en 1789 por iniciativa de Carlos III bajo el nombre de Real Estampería que tenía por finalidad conservar los grabados de los artistas españoles) y Miguel de Corres. Éste último había solicitado embarcar para Nueva España en 1769, por “haberle llamado sus primos D. Francisco Xavier y D. Norberto de Corres residentes en México”22 obteniendo licencia de regreso en 1785. Había residido en Oaxaca, periodo en que pudo conocer a Balmis. Resultan significativos los cargos que ostentan ambos primos en el virreinato, Norberto de Corres será Tesorero Oficial Real de las Cajas de Guanajato23  y Francisco Xavier de Corres tomará posesión de la Alcaldía Mayor de Miahuatlán el 20 de abril de 177424. Eran por tanto amistades influyentes con excelentes relaciones en Nueva España.

Lo más sorprendente del documento sea quizás como se identifica: “Dn. Francisco Xavier de Balmis, Soltero, Cirujano Consultor de los Reales Ejércitos y honorario de Cámara de S.M. residente en esta corte y natural de la ciudad de Alicante20.

Balmis en el momento de firmar este poder testamental no era soltero, llevaba casado 30 años con la alicantina Josefa Mataix. Sólo dos meses después partirá la Expedición.

El segundo testamento

Durante el siglo XVIII, las reformas importadas por la monarquía borbónica del modelo de centralización francés incluyeron a los militares, consolidándose un ejército regular y cada vez más profesionalizado. La carrera militar era una forma de vida, se percibía un salario fijo y existía la posibilidad de ennoblecimiento o ascenso en el escalafón social25. Balmis se orienta profesionalmente en una doble vertiente, como militar participando de esa búsqueda de prestigio social y como cirujano, siguiendo la tradición familiar.

Concluida con éxito la Expedición de Balmis (1803-1806) y publicitada como hazaña en el suplemento del 14 de octubre de 1806 de la Gaceta de Madrid, éste confía en recibir elogio y reconocimiento.

Gazeta de Madrid.Suplemento, martes, 14 de octubre 1806

Sin embargo, el conflicto bélico con los franceses y la invasión napoleónica se lo impedirán. Su adhesión al rey Fernando VII le mueve a trasladarse a Cádiz con toda precipitación siguiendo a la Junta Suprema Central. Una decisión que le costará cara por cuanto es despojado en 1809 de todos sus bienes en Madrid. La difícil situación política en España alentaba los aires independentistas que brotaban en las colonias. Balmis pasa por una situación personal complicada que intenta resolver. Conocedor de las dificultades que había en México para perpetuar la vacuna, solicita una comisión que le es concedida “para asegurar la propagación del fluido vacuno en América, y que se perpetúe con utilidad de tan fieles vasallos, ha resuelto el Rey nuestro Sr D. Fernando VII y en su Real nombre la Junta Superior gubernativa del Reino que el Director de la Expedición marítima de la vacuna D. Francisco Xavier de Balmis, Médico y Cirujano honorario de Cámara, que con tanto acierto la desempeñó, regrese a ese Virreinato”26.

Balmis realizará éste último viaje a América partiendo el 24 de enero de 1810 desde Cádiz y regresando en marzo de 1813. Meses después, el tratado de Valençay firmado el 11 de diciembre de 1813 pone fin a la Guerra de Independencia restituyéndose la Corona de España a Fernando VII. Curiosamente, tres días más tarde de este hecho histórico, el 14 de diciembre, Balmis volverá a realizar testamento ante el mismo notario.

II Testamento 14 dic 1813  (soltero)

Balmis se presenta como “Ministro honorario del Real y Supremo Consejo de Hacienda, Médico y Cirujano de Cámara de su Majestad y Director de la Real Expedición de la Vacuna en los reinos de Indias”27 y deja como albacea, testamentaria y única heredera a Dña. Manuela Ruiz, su criada: “elijo y nombro por mi única y universal heredera a la referida Dña. Manuela Ruiz mi criada doméstica de estado doncella en atención a los buenos servicios que me ha hecho, haber sido fiel compañera en los trabajos y fatigas que he padecido en los caminos que he hecho así en España como en América con mando de las comisiones que se me han conferido por el Gobierno, y a no tener herederos forzosos pues aunque tengo una hermana legítima llamada Dña. Micaela Balmis le tengo dado y suministrado mucho más de lo que pudiera corresponder”27. Este cambio de voluntad podría atribuirse a algún conflicto en la relación con su hermana que habría conducido a un distanciamiento familiar. Balmis, con 60 años de edad y una salud precaria, que ha pasado por el trance de verse desposeído de sus bienes aunque le fueran restituidos, se aferra quizás a la persona que le ha acompañado en los delicados momentos sufridos estos años.

Sigue sorprendiendo que vuelva a refrendarse como soltero, llevaba por entonces 40 años casado, y que incluso añada una nota aclaratoria ratificándolo, “y también Declaro no haber sido nunca Casado si no celibato en cuyo estado me he mantenido y mantengo hasta la presente lo que declaro para que conste”27.

Los últimos años

En mayo de 1814, temeroso de afrontar nuevas comisiones, solicita que se le conceda nombramiento de Gobernador del Real Sitio de San Fernando sin sueldo26. En la carta firmada de su puño y letra, destaca la exposición de su hoja de servicios al Rey. Su solicitud no será concedida, pero obtendrá otros reconocimientos. Ese mismo año se le concede la plaza de vocal de la Real Junta Superior Gubernativa de Cirugía y en junio de 1815, será nombrado “Cirujano de Cámara con sueldo de 800 ducados anuales pagados por la tesorería mayor26.

Ante esta nueva situación personal vuelve a visitar al mismo notario el 27 de Febrero de 1816, regularizando y ordenando sus voluntades.

III Testamento 27 febrero 1816  (casado con Josefa Mataix)

La estructura del testamento es similar al anterior. Expone en primer lugar todos sus cargos y honores “…yo Don Francisco Xavier de Balmis Ministro honorario del Real y Supremo Consejo de Hacienda Médico y Cirujano de Cámara de su Majestad, Director de la Real Expedición de la Vacuna en los reinos de Indias y vocal de la Junta Superior de Cirugía en esta corte”28.

Incluye una nueva manda “para el Socorro de las Viudas de los Prisioneros hechos en la última Guerra contra la Francia”28 nombrando como albaceas a D. Francisco Foronda oficial de la Tesorería General de su Majestad, a D. Miguel de Corres Maestrante de Ronda, amigo íntimo presente en el testamento de 1813 y a D. Francisco Pérez, Cirujano de Cámara de su Majestad.

Por primera vez, Balmis se declara casado con Dña. Josefa Mataix pero ignora atribuirle cualquier legado y nombra como única y universal heredera de sus bienes a su hermana Micaela.

Transcurridos dos años, volverá a realizar otro testamento que no será el definitivo y tiene fecha de 12 de Junio de 181829. Declara Balmis que su situación civil actual es de viudo, lo que ubica cronológicamente la defunción de su esposa entre febrero de 1816 y el presente documento.

IV Testamento 12 junio 1818 (viudo de Josefa Mataix)

Este protocolo testamentario junto con el que redactará meses más tarde está más personalizado. Describe por primera vez su voluntad y forma de ser enterrado, algo que había delegado en sus albaceas, “Lo primero mando y encomiendo mi alma a Dios nuestro Señor…mando ser amortajado con el habito de Capuchino de V.P. San Francisco y sepultado en nicho del cementerio de la Parroquia de donde aconteciera mi fallecimiento que la forma de entierro sea con la menor pompa posible mando celebrar la misa Novenario en la misma Parroquia por todo lo cual se pagaran los derechos acostumbrados” 29. Durante el último tercio del siglo XVIII se prohibieron los enterramientos en las iglesias y se solía adoptar de manera simbólica, la pobreza como forma de existencia ideal. Las personas adineradas en el momento de la muerte se hacían enterrar con modestos hábitos, generalmente de la orden a que pertenecía el difunto, o bien se usaba el hábito del Carmen para las mujeres y el de San Francisco para los hombres, expresando el deseo de asemejarse en apariencia a los pobres simbolizados por Cristo30. El deseo de purificación, se plasmaba en la voluntad para que se realizaran un número de misas rezadas, el mejor y más efectivo de los sufragios, la mejor de las monedas para la salvación del alma y que también representa el estado social del difunto. “Mando que se digan por mi alma cuatrocientas misas rezadas su limosna de cada una seis reales de vellón de los cuales sacada la cuenta correspondiente a la parroquia las demás se digan y repartan en los conventos de Capuchinos y Carmen Calzado de esta corte pues así es mi voluntad”29.

Balmis nombra como albaceas y testamentarios a Don Miguel de Garagorri, Presbítero Capellán en casa del Excelentísimo Señor Marques de Bélgida, a Don Julián Nieto Posadillo, y a su sobrina Doña Gertrudis Pastor y Balmis “vecinos y residentes en esta corte“. Aparece por primera vez su sobrina, que en los tres anteriores no es citada, indicando que se desplazó desde Alicante para cuidar a Balmis entre los años 1816 y 1818.

La mención de D. Miguel de Garagorri es interesante por cuanto aparece nombrado en la relación de personas a las que los bonapartistas mandan confiscar sus bienes, a fecha de 13 de octubre 180931 junto con Balmis.

Mantiene como única y universal heredera a su hermana Dña. Micaela y manda que se conceda “…a mi sobrina Doña Gertrudis Pastor y Balmis hija de mi hermana Doña Micaela Balmis se le den y entreguen por una vez veinte mil reales de vellón en metálico … Igualmente mando que a María Manuela criada y esclava que fue casada con Luis Viguri y se hallan en mi casa y compañía en atención a lo bien que me ha servido quiero que se de y entregue todo el menaje de mi casa…”29.

Su último testamento, fechado a 9 de noviembre de 1818, es redactado cuatro meses después, modificando solo algunos apartados. Reduce las misas rezadas de cuatrocientas a doscientas con una limosna de seis reales cada una.

V Testamento 9 noviembre 1818 (viudo de Josefa Mataix)

Mantiene como testamentarios a Don Miguel de Garagorri y a su sobrina Gertrudis Pastor y Balmis, incorporando a D. Miguel Cavieres, Secretario de la Junta Superior de Cirugía y a D. José Martín oficial de la misma secretaria. También deja dinero a las que fueron sus fieles criadas, María Manuela y Manuela Ruiz.

“Igualmente mando a María Manuela mi criada y esclava que fue, casada con Luis Viguri y se hallan en mi compañía y casa en atención a lo bien que me ha servido, que se la den y entreguen diez mil reales de vellón en metálico por una vez y la pido me encomiende a Dios”32. “En la misma forma mando se la den y entreguen también por una vez a Manuela Ruiz mi criada que fue, casada con Juan cuyo apellido ignoro, de ejercicio calesero otros diez mil reales de vellón en metálico”32.

Tres meses más tarde, el 12 de Febrero de 1819, a los sesenta y cinco años de edad, fallece en su casa de Madrid de la calle Valverde nº 12, sin tener consciencia, ya que “recibió la extremaunción sub conditione”33. Sus albaceas se ocuparan de dar cristiana sepultura a su cuerpo, deseo plasmado en su partida de defunción, “manda su cuerpo sea enterrado en Nicho”33, dando fe de ello Manuel Briones el párroco de la Iglesia de San Martín de donde era feligrés. Balmis fue enterrado en el Cementerio General del Norte de Madrid, también conocido como cementerio de la Puerta de Fuencarral, el primero construido fuera de las iglesias en Madrid.

Certificado De Defunción de Fco. Xabier Balmis.12 febrero 1819

El inventario de bienes

Terminados los oficios fúnebres, el 22 de febrero de 1819 se reunieron los albaceas junto al mismo notario para realizar el inventario de bienes y proceder a su reparto. Estructurado en tres apartados, el primero alude a los bienes no tangibles, como vales reales, intereses de vales reales y recibos pendientes de cobro o escrituras de créditos otorgados a favor de Balmis. En segundo lugar, los bienes tangibles, como muebles, ropas, utensilios de cocina, alhajas, oro y plata. Un tercer apartado procedía a la partición para la heredera, la entrega de las mandas y los gastos del funeral.

El estudio de estos documentos, también inéditos, proporciona una información que se adentra en el mundo privado, en la forma de vida. Revelan que Balmis gozaba de comodidades y una posición más que holgada, sus bienes representaban un alto valor económico, característico de una sociedad menos consumista que la actual.

El dinero efectivo del que disponía ratifica su digna situación económica. Balmis “tenía en depósito en la Tesorería del Tribunal Superior de Cirugía un cofrecito, cuya llave de este existía en poder de Dña. Gertrudis Pastor y Balmis”34 y tras ser abierto se encontraron 80.098 reales de vellón, que sirvieron para pagar los gastos del funeral, mandas y legados.

A finales del siglo XVIII el endeudamiento público derivado de los constantes conflictos bélicos, obligó a emitir títulos de deuda pública para aliviar los gastos, conocidos como vales reales y que se podían utilizar como papel moneda. Eran de tres tipos, vales reales comunes, no consolidados y consolidados, por estos últimos se cobraría un interés anual del 4 por cien.

Balmis también disponía de este medio de transacción económica, vales reales de 1818; recibos de intereses de los años 1800, 1808, 1814, 1815 y 1818; mesadas que aún no habían sido hechas efectivas del año 1808; y dos escrituras de créditos pendientes de cobro realizadas en marzo de 1816, un mes después de su tercer testamento y por las que Balmis presta la cantidad de 58.840 y 72.000 reales de vellón a “D. Celedonio de Haedo vecino de Madrid y poseedor de un comercio en la calle Montera35,36.

El resumen de la partición indica que del dinero en efectivo, 80.098 reales, se abonaron todos los gastos fúnebres que ascendieron a 11.226 reales, entregando como había legado 20.000 reales de vellón para su sobrina Gertrudis y 10.000 para cada una de sus dos criadas, plasmándose dicho acto el mismo 22 de febrero de 1819. El sobrante junto al resto de los enseres se entregó a su hermana Micaela única heredera universal.

Estos documentos permiten extraer varias conclusiones respecto a la etapa de madurez en la vida de Balmis. La primera rebate la leyenda de un Balmis empobrecido viviendo días sombríos. La segunda indica como se sustancia su ascenso social tanto en términos económicos como en honores y títulos. La tercera muestra sus buenas relaciones sociales tanto en Madrid como en México con un espectro de conocidos pertenecientes al mundo del comercio, el clero o la profesión médica. La cuarta muestra un Balmis que ha sabido manejar su patrimonio y hacerlo crecer.

Por lo que se refiere a la vida personal, se observa una total desvinculación de su Alicante natal, una confusa relación con la que fuera su mujer y una única conexión familiar con su hermana Micaela. En sus últimos años Balmis agradece y recompensa a quienes han estado más cerca de él.

Lo más significativo de estos manuscritos es constatar cómo actúan a modo de traza que hila acontecimientos personales críticos o significativos con el momento histórico-político en que vive Balmis. Reflejan la incertidumbre ante la Expedición de la Vacuna, la desolación por la invasión napoleónica, el alivio por la restauración de la monarquía borbónica y la intuición del declive final administrando con serenidad su despedida. Este análisis acredita a los documentos notariales como una fuente sugestiva para la investigación de las oligarquías urbanas del Antiguo Régimen, desvelando en este caso avatares desconocidos de un funcionario de la Corona.

Agradecimientos

Este trabajo se enmarca dentro del proyecto “Estudios sobre historia de la vacunología”, que cuenta con financiación de la Dirección General de Investigación y Salud Pública, Consellería de Sanitat, Valencia (España).

Bibliografía

  1. Tuells J. Francisco Xavier Balmis (1753–1819), a pioneer of international vaccination. J Epidemiol Community Health. 2002; 56: 802.
  2. Tuells J, Ramírez Martín SM. Balmis et Variola. Valencia: Ed. Generalitat Valenciana; 2003.
  3. Moreno Caballero E. Sesión apologética dedicada al Dr. D. Francisco Xavier de Balmis y Berenguer. Discurso leído en la inaugural del Instituto Médico Valenciano. Valencia, Imp. de Ferrer de Orga, 1885.
  4. Díaz de Yraola G. La vuelta al mundo de la Expedición de la Vacuna. Prólogo de Gregorio Marañón. Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, 1948.
  5. Fernández del Castillo F. Los viajes de don Francisco Xavier de Balmis. Notas para la historia de la expedición vacunal de España a América y Filipinas (1803-1806). México, Ed. Galas de México, 1960.
  6. Moore JC. The history and practice of vaccination. London, Imp. J. Callow, 1817.
  7. Baron J. The life of Edward Jenner. London, Henry Colburn, 1827.
  8. Moreau JL. Tratado histórico y práctico de la vacuna. Traducción de Francisco Xavier Balmis. Madrid, Imprenta Real, 1803.
  9. Noticias Particulares de Madrid. Aviso importe al Público. Diario de Madrid. Sábado 4 de junio de 1803.
  10. Archivo General de Indias. Indiferente General. Legajo 1558-A. fs. 370-3.
  11. Archivo General de Indias. Indiferente General. Legajo 1558-A. fs. 381-91.
  12. Gaceta de Madrid, 5 de agosto de 1803.
  13. Castillo y Domper J. Real Expedición Filantrópica para propagar la vacuna en América y Asia (1803) y Progresos de la Vacunación en nuestra Península en los primeros años que siguieron al descubrimiento de Jenner. Madrid, Imp. Ricardo F. de Rojas, 1912.
  14. Tuells J, Duro Torrijos JL. La lista de Balmis, agosto de 1803. Vacunas. 2011; 12: 111-7
  15. Archivo General de Indias. Indiferente General. Legajo 1558-A. fs. 64-70.
  16. Ramírez Martín SM. La mayor hazaña médica de la Colonia. La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna en la Real Audiencia de Quito. Quito, Ed. Abya-Yala, 1999.
  17. Gaceta de Madrid, 27 de diciembre de 1803.
  18. Álvarez JM. Instituciones de Derecho Real de Castilla y de Indias. Tomo II. Guatemala, Imprenta de L. Luna, 1854.
  19. Del Castillo A. Murillo Novísimo ó sea Práctica de Testamentos. México, Imprenta del Portal del Águila de Oro, 1869.
  20. Archivo Histórico de Protocolo Madrid. Protocolo número 22320. Fs. 336-338v. Poder para Testar de D. Francisco Xabier de Balmis, 5 de Septiembre de 1803.
  21. Novísima Recopilación de las Leyes de España. Tomo III, que contiene los libros Octavo, Noveno, Decimo y Undecimo. Madrid, Imprenta de D. M. Rivadeneyra, 1850.
  22. Archivo General de Indias. Sección Contratación. Legajo 5512. N.1. R.40.
  23. Archivo General de la Nación de México. Institutos coloniales. Expediente 036. Caja 3520.
  24. Archivo General de la Nación de México. Institutos coloniales, Expediente 87.
  25. Andújar Castillo F. La situación salarial de los militares en el siglo XVIII. En: Balaguer E, Giménez E. editores. Ejército, ciencia y sociedad en la España del Antiguo Régimen. Alicante, Instituto Juan Gil-Albert, 1995.
  26. Archivo General de Palacio-Madrid. Personal. Caja.16515 Exp.2.
  27. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22323. fs 399-401v. Testamento de D. Francisco Xavier de Balmis, 14 de Diciembre de 1813.
  28. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22325. fs. 32-34. Testamento de D. Francisco Xavier de Balmis, 27 de Febrero de 1816.
  29. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22326. fs. 105-107v. Testamento de D. Francisco Xavier Balmis, 12 de Junio de 1818.
  30. Vidal Galache F, Vidal Galache B. Testamentos de civiles y militares fallecidos en instituciones de caridad en los siglos XVIII y XIX. Espacio, Tiempo y Forma, S.V. Hª Contemporánea. 1991; IV: 203-214.
  31. Canga Arguelles J. Observaciones sobre la historia de la guerra de España. Madrid, Imprenta de D. Miguel de Burgos, 1833.
  32. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22326. fs. 212-215v. Testamento de D. Francisco Xavier Balmis, 9 de Noviembre de 1818.
  33. Archivo Histórico Diocesano de Madrid. Defunciones. Parroquias: San Martín.
  34. Álvarez JM. Instituciones de Derecho Real de Castilla y de Indias. Guatemala, Imprenta de L. Luna, 1854.
  35. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22326. fs. 250-257v. Inventario de los bienes del difunto D. Francisco Xavier de Balmis, 22 de febrero de 1819.
  36. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22325. fs. 39-40. Escritura de obligación de 72.000 reales de D. Celedonio de Aedo del comercio de esta corte a favor de D. Francisco Xavier de Balmis vecino de ella.
  37. Archivo Histórico Protocolo de Madrid. Protocolo número 22325. fs. 37-38. Escritura de obligación de 58.840 reales de D. Celedonio de Aedo del comercio de esta corte a favor de D. Francisco Xavier de Balmis vecino de ella.
Tabla 2. Los cinco Testamentos de Francisco Xavier Balmis
  5 Septiembre 1803 20 14 Diciembre 1813 27 27 Febrero 181628 12 Junio 181829 9 Noviembre 181832
Tipología Poder de Testar; Especial Abierto ó Nuncupativo. Abierto ó Nuncupativo Abierto ó Nuncupativo Abierto ó Nuncupativo
Solemnidades Testamentarias:

Papel Sellado

Testigos

Papel Sellado: Si

Testigos Manuel Martínez Moles. Diego Izquierdo. Andrés Majano. Nicolás Rubio y José Núñez vecinos de esta corte

Papel Sellado: Si

Testigos: León Cano. Juan Díaz y Domingo Rodríguez vecinos de esta corte

Papel Sellado: Si

Testigos: Joaquín de Santillana. Juan y Mateo Fernández Hernández vecinos de esta corte

Papel Sellado: Si

Testigos: Francisco Larrion. Mateo Mosquera. José González. Pedro Cuesta y Joaquín Planter vecinos de esta corte

Papel Sellado: Si

Testigos:  D. Phelipe Ramírez, D. Juan Crespo, José Ruiz, Cristóbal Olmo y Pedro Díaz, residentes en esta Corte

Datos Testador

Estado Civil

Cirujano Consultor de los Reales Ejércitos y Honorario de Cámara de S.M.

 

 

 

 

De estado soltero

Ministro Honorario del Real y Supremo Consejo de Hacienda, Médico y Cirujano de Cámara de S.M. y Director de la Real Expedición de la Vacuna en los reinos de Indias

 

De estado soltero

Ministro honorario del Real y Supremo Consejo de Hacienda Médico y Cirujano de Cámara de su Majestad,  Director de la Real Expedición de la Vacuna en los reinos de Indias y vocal de la Junta Superior de Cirugía

De estado casado con Doña Josefa Mataix natural de Alicante

Ministro honorario del Real y supremo consejo de Hacienda, Cirujano de Cámara de su Majestad, Director de la Real expedición de la Vacuna en los reinos de Indias y vocal de la Junta superior de Cirugía

 

De estado viudo de Doña Josefa Mataix:

Ministro Honorario del Real y Supremo consejo de Hacienda Cirujano de cámara de S.M, Director de la Real  Expedición de la Vacuna en los reinos de Indias y Vocal de la junta superior de Cirugía en esta corte

 

Viudo de Dña Josefa Mataix

Nombramiento de tutores, albaceas y testamentarios.

 

D. Miguel de Corres y  D. Juan Lázaro y a cada uno el más amplio firme y eficaz poder como es necesario y sin limitación alguna para que en nombre del otorgante, luego que se verifique su fallecimiento Dña Manuela Ruiz de estado Doncella mi criada domestica D. Francisco Foronda oficial de la tesorería General de su Majestad, a Don Miguel de Corres Maestrante de Ronda y a Don Francisco Pérez Cirujano de Cámara de su majestad D. Miguel de Garagorri, Presbítero Capellán en casa del excelentísimo Señor Marques de Belgida, a D. Julián Nieto Posadillo, y la dicha mi sobrina Doña Gertrudis Pastor y Balmis D. Miguel Garagorri presbítero capellán en casa del Señor Marques de Belgida, a D. Miguel Cavieres secretario de la Junta Superior de Cirugía, a D. José Martín oficial de la misma secretaria y a su sobrina Dña Gertrudis Pastor y Balmis
Institución de Herederos únicos y universales herederos a su hermana Dña Micaela Balmis vecina de Alicante, y a Manuela su esclava que tiene en su casa y compañía y dio libertad el día de su bautismo única y universal heredera Dña Manuela Ruiz mi criada doméstica única y universal heredera a mi hermana Doña Micaela Balmis vecina de la ciudad de Alicante y en su defecto a sus hijos única y universal heredera a mi hermana Doña Micaela Balmis vecina de la ciudad de Alicante y en su defecto a sus hijos única y universal heredera a mi hermana Dña Micaela Balmis vecina de la nominada ciudad de Alicante de estado casado con D. Salvador Pastor, y en su defecto o por su fallecimiento a sus hijos